¿QUÉ ENFERMEDADES O DOLENCIAS PUEDE TRATAR LA HOMEOPATÍA?

Ya os comenté en un post reciente que la homeopatía no cura enfermedades de gravedad como por ejemplo el cáncer lo que hace es ayudar a prevenir o aliviar dolencias leves y tratar enfermedades tanto agudas como crónicas.

En el caso de las enfermedades agudas, es decir, situaciones transitorias que en un breve espacio de tiempo pueden terminar trágicamente o en recuperación, el médico homeópata selecciona el medicamento o los medicamentos homeopáticos en función a los síntomas que el paciente ha experimentado desde que su enfermedad comenzó.


En el caso de la fiebre o la tos (respuestas naturales de nuestro sistema inmunológico a infecciones y resfriados) la homeopatía trabaja junto al sistema inmunológico para ayudar de forma natural  a mejorar la enfermedad, no para suprimirlos. De esta forma, en enfermedades agudas el organismo puede recuperarse más rápido y sin sufrir efectos secundarios.

Si se trata de una enfermedad crónica (aquellas que son padecidas durante toda la vida y se acentúan progresivamente) como por ejemplo el asma, la artritis o la diabetes, el médico homeópata tiene en cuenta, además de los síntomas clínicos, la constitución del paciente, su carácter, forma de ser, antecedentes patológicos… que le ayudarán a seleccionar los medicamentos homeopáticos necesarios para conseguir que mejore, ya que en este caso el tratamiento homeopático hace que los episodios repetitivos se vayan espaciando, o incluso llegue a curar la enfermedad.

En este caso es frecuente sufrir distintas dolencias a lo largo del tiempo, por una o más causas, e incluso no terminar de encontrarse bien. La homeopatía puede tratar problemas latentes con síntomas psicológicos y/o físicos y puede durar meses o años, según la intensidad y el tiempo que el paciente lleve padeciendo dichas dolencias. 


Hay numerosas dolencias que  pueden tratarse con la homeopatía y es interesante resaltar que, según lo que he podido leer, es muy efectiva en patologías de difícil determinación o con síntomas contradictorios o paradógicos. Además, en las infecciones de repetición (enfermedades continuas) como por ejemplo las de tipo respiratorio en niños durante el invierno (que parece que nunca terminan de curarse y recaen una y otra vez) los medicamentos homeopáticos aumentan las defensas y regulan el organismo consiguiendo que incluso deje de enfermar. Yo la verdad es que no he probado la homeopatía, pero está despertando bastante mi curiosidad.

4 comentarios :

  1. La utilizo mucho,para los resfriados,me va genial.

    ResponderEliminar
  2. Hola!! Interesante port, yo tampoco la he probado nunca pero sin duda es bueno recurrir a alternativas naturales cuando nuestro organismo no responde a otros tipos de tratamientos médicos, besos!

    ResponderEliminar
  3. Acabo de leer todo el post y te has informado muy bien. Como ya te dije en el anterior post, gracias a la homeopatia mi hija sanó cuando la medicina no me daba mas opcción que aguantarse y seguir asi.

    ResponderEliminar
  4. Qué post más interesante. Me gusta mucha saber todas estas cosas de salud.
    Un besito :)
    Pretty Little Lawyer

    ResponderEliminar

Design: WS