¡No te pierdas las propuestas gastronómicas estivales de Random!

Hace unas semanas pude conocer el que ya es uno de mis restaurantes favoritos en Madrid: Random (c/ Caracas 21) que, como su propio nombre indica, la sorpresa y la aleatoriedad van de la mano, aunque nada forma parte del azar. 


Este ya es el tercer restaurante de Esteban Arnaiz, encantador y con el que pudimos charlar  sobre este apasionante proyecto, y Aynara Menchaca (Le Cocó y El Columpio) que, si siguen así, no me extrañaría que en breve nos sorprendieran con una cuarta apertura. 

Su pasión por la cocina les hace viajar por todo el mundo para traer ¡lo mejor de lo mejor de cada rincón del mundo!, eso sí, sin que falten los embajadores imprescindibles de nuestra cocina tradicional española, que conviven en perfecta armonía con la alta cocina francesa, nipona, italiana, escandinava o peruana.


Diseñado por Juan Luis Medina, uno de  los interioristas más it del momento ,el espacio sorprende su eclecticismo, su glamour y su colorido, dominado por tonalidades doradas y negras, combinadas con preciosas tapicerías y elegantes espejos. Su 

Con una exquisita cocina de mercado renovado de corte internacional, y una puesta en escena impecable, este verano ofrecen una nueva carta que sorprende por las delicadas y refrescantes propuestas de Juan Rioja (Chef ejecutivo), y Dani Rodríguez (Jefe de cocina). La Coca de Sardina y Arenque Ahumado (que será mi próxima apuesta), el Ceviche Nikkei, la Ensaladilla Rusa con Centollo… son algunas de las sorpresas veraniegas de este templo foodie.

Junto a un albariño delicioso (también cuentan con una potente carta de vinos y espumosos estudiada a conciencia por el propio Esteban)  pude probar su aclamado Tartar de pez mantequilla y camarón frito con aliño de mostaza y sumac, que estaba espectacular. La oreja de cochinillo con pulpo a la brasa y kimchi, junto al delicioso rulo de cabra relleno de boletus, manzana y frutos secos, conformaron nuestros deliciosos entrantes. 





Continuamos con el Steak Tartare (¡tenéis que probarlo sí o sí) y la Carrillera Ibérica con Cremoso de Boniato. Verdaderas delicias para el paladar.



El postre no fue menos espectacular. El sorbete de lima con gel de gin tonic, no pudo parecerme más original ¡es estaba riquísimo! La mezcla de texturas completan una experiencia verdaderamente sorprendente. Como a golosa me ganan pocos, lo acompañamos con los helados caseros del día, impecablemente presentados ¡y deliciosos! Yo ya estoy deseando volver.


No faltaron las copas en el Anónimo, su club privado situado en la planta baja  al que solo se puede acceder con contraseña, en el que sirven unos cócteles exquisitos y ¡famoso por su cuarto de baño (os dejo imagen para que no os lo perdáis)! Yo ya estoy deseando volver.


2 comentarios :

  1. Que decoración tan bonito y que buena pinta tienen sus platos. Bsts

    ResponderEliminar
  2. Qué hambre me está entrando de ver esos platos tan apetecibles.
    Tomo nota por si visito algún día la ciudad :)

    ResponderEliminar

Design: WS