Les Beiges, la buena cara al instante de Chanel

Sí, son los polvos de sol de los que todo el mundo habla: Les Beiges de Chanel de los que es imagen la súper top model Gisele Bündchen. Están inspirados en el nuevo estilo de vida que inventó Gabrielle Chanel… Sí ese que se basó en liberar la silueta de todo lo que la oprimía e imponiendo el movimiento. Ella experimentó físicamente esta liberación al aire libre, en las playas de Deauville, Cannes y Biarritz, sus lugares favoritos de veraneo. 


Basándose en esta singular liberación, Peter Philips, Director de Creación de Maquillaje de Chanel, ha creado un nuevo concepto de lo natural, de un maquillaje emancipado y liberador para lucir una efecto buena cara al instante.


¿Cómo lo ha logrado de una forma diferente al resto? Peter Philips es consciente de lo difícil que es tanto para las pieles caucásicas como para las asiáticas conseguir la sutil naturalidad de un rostro con este aspecto saludable que todas anhelamos. Él sabe que en muchas ocasiones esto nos empuja a escoger sistemáticamente entre una tez blanca e inmaculada, un tono sobre tono o una piel bronceada. 


Así, ha concebido Les Beiges, para conseguir una piel que no está ni bronceada, ni irisada ni blanqueada, sino iluminada, fresca y favorecida. Un aire de libertad para la belleza del rostro que garantiza la ausencia de imperfecciones y excesos. "Quería conseguir un resultado refinado, visible a la par que discreto –comenta-. Debía evitar caer en la trampa del exceso de nacarados y de bronceado para lograr este rostro con este aspecto de buena cara. Así, he trabajado durante meses con los Laboratorios de Chanel para componer la gama justa de tonos beige." 


Presente en el panteón de códigos emblemáticos de la Maison, el beige resume esa búsqueda de lo esencial que caracterizaba a Gabrielle Chanel. La unión sagrada del blanco y el negro encuentra su contrapunto en el beige, púdico y atemporal. Este color neutro también evoca en Peter Philips la paleta de los beige parisinos. "Cuando estoy en Nueva York y pienso en París, me viene a la mente una luz especial –afirma-. Un halo beige que parece haber absorbido el color de las casas antiguas. Con él aparecen una gabardina impermeable ceñida a la cintura, la arena de una playa de Normandía, una pierna desnuda en pleno invierno..." 



Peter Philips buscó aún más: quería que Les Beiges fuesen capaces de proteger del sol y del estrés oxidativo, y que mantuviera la piel a salvo de la contaminación, aunque con una comodidad absoluta. Así, incluyen en  sus fórmulas el complejo Open Air Care Complex, que está enriquecido con células vegetales de flor de algodón y de rosa blanca, confiriendo a los polvos una acción biomimética. La membrana de estos ingredientes naturales es totalmente afín a la membrana de las células de la epidermis: de este modo, los ingredientes diseminan sus moléculas activas a base de proteínas y vitaminas en el interior de la epidermis. La piel está mejor protegida contra la contaminación, la deshidratación y las agresiones ambientales. Y, dado que Les Beiges tienen la ambición de adaptarse a todos los estilos de vida, contienen un SPF 15, además de una pantalla contra los rayos UVA (PA++).

Les Beiges  poudre belle mine naturelle  son el lujo de una simplicidad absoluta, el primer paso (y puede que único) para conseguir el ansiado efecto de ‘buena cara’ en pocos segundos.

Su estuche se presenta con un telón de fondo que se convierte en una piel desnuda que revela el célebre logo ataviado de negro. Además, incluye una brocha esculpida con forma de media luna, que está concebida para seguir las curvas del rostro.


"Necesitábamos que el maquillaje se pudiera aplicar sin pensar —explica Peter Philips. Y, aunque el estuche cuenta con un espejo de gran ángulo, podemos aplicar sobre nuestro rostro un velo de "Beige" incluso con los ojos cerrados. Puedo garantizar que el resultado será perfectamente natural". Lo podrás encontrar en una gama de sutiles tonos de beige que cubren todas las expectativas de las pieles caucásicas y asiáticas: del N° 10 al N° 70. Siete colores de una precisión absoluta y con unos resultados certeros, elegantes y cómodos. 

MI EXPERIENCIA

Yo tengo el Nº 30 y me encanta, es el que está en estas fotos que he hecho para enseñároslos. Es un producto fantástico su fórmula en polvo aporta el color y la luminosidad a la piel que todas buscamos, pero sin dejar brillos o toques nacarados. El efecto es como si hubieses dado un paseo por el campo y te hubiese dado lo justo el sol. Yo los suelo utilizar solos buscando ese ansiado efecto de sutil bronceado natural haciendo la forma de un 3 en las sienes, pasando por el hueso del pómulo y terminando con un toque en la barbilla. También se pueden utilizar sobre la base de maquillaje. PVPR: 48 €. Más que recomendables.

5 comentarios :

  1. Tienen una pintaza increíble y todas las que habláis de ellos decís que son una pasada el único problema es que ahora mismo se me van de precio. Un beso!:)

    ResponderEliminar
  2. No me atrevo a usar ningún tipo de polvo,me da la sensación de que resecan la piel!!!,

    ResponderEliminar
  3. hola preciosa, menuda buena pinta tienen, me encanta el packaging y el color, todo está cuidado al mínimo detalle y las descripciones de su creador no pueden ser más evocadoras...gracias por compartir y besos

    ResponderEliminar
  4. hola!!! considerais que son mejores que los Terracota de Guerlain???

    ResponderEliminar
  5. hola!!! considerais que son mejores que los Terracota de Guerlain???

    ResponderEliminar

Design: WS