Avéne y René Furterer te protegen del sol

Conocer nuestro tipo de piel es muy importante para poder protegernos correctamente frente a las radiaciones solares. No todos somos iguales ante el sol, depende de nuestro fototipo, que viene definido por el color de la piel y del cabello, la tendencia a las quemaduras solares y la aptitud ante el bronceado, cualidades que están genéticamente programadas.

Una vez que conocemos nuestro fototipo ya podemos elegir la fotoprotección mejor adaptada a nuestra sensibilidad natural al sol. Para averiguarlo adjunto dos cuadros en los que podéis determinar vuestro fototipo y así poder elegir mejor vuestro protector solar.



Además, hay que tener en cuenta las características principales que tenemos que valorar a la hora de elegir un protector solar. Lo más importante es que proteja de las radiaciones ultravioleta UVB y UVA y de los radicales libres, aceleradores del envejecimiento cutáneo, mediante agentes anti-radicalares como las vitaminas C y E o precursores de las mismas.

La eficacia de los protectores solares debe figurar en el estuche mediante cuatro categorías de protección: baja SPF 6-8-10, media SPF 15-20-25, alta SPF 30-50 y muy alta SPF 50+ ( ≥ 60).

A propósito de toda esta información, quería recomendaros uno de los nuevos productos de Avène para este verano: las fórmulas de los sprays SPF30 y SPF50+, que son muy resistentes al agua. Esta propiedad, difícil de obtener en texturas fluidas en spray, resulta muy práctica para toda la familia, ya que es muy cómodo este tipo de aplicador. Para conseguirlo se ha incorporado un nuevo polímero en su formulación que ayudan a fijar los activos fotoprotectores en la superficie de la piel, evitando que se vaya con el agua. Este nuevo principio proporciona una mayor fotoprotección sin perder sus agradables propiedades cosméticas. Una curiosidad: no existe la de SPF 40 porque según la recomendación de la Comisión Europea, la gama SPF40 desaparece dando paso al factor de protección SPF30.




Hablando de protección solar, es muy importante no descuidar la protección del cabello, ya que el verano es una estación difícil también para él. Esto es debido a que debe hacer frente a múltiples agresiones: la sal del mar, el cloro, el viento, el agua y el sol, que alteran el film hidrolípido del cabello tornándolo en un pelo seco, quebradizo, áspero, apagado, delicado, frágil y difícil de peinar. Por eso el cabello también necesita protección.

Para ello os recomiendo el aceite protector de verano con aceite de sésamo de René Furterer, que protege un 90% la queratina capilar de las agresiones del sol. Con una sola aplicación es suficiente ya que es resistente al agua. Además, proporciona una hidratación intensa durante todo el día. Todo un must de la cosmética capilar que no debe faltar en tu cesta de la playa.


1 comentario :

Design: WS