Azzedine Alaïa sorprende con un perfume único

Fue en Milán, concretamente en 10 Corso Como, donde me enamoré de las piezas de Alaïa. Especialmente discretas, elegantes, muy bien construidas y atemporales. Sus complementos muy austeros, sin logos… me había conquistado por completo.

Tras 25 años de carrera en solitario, y apartado de las temporadas que el resto de los diseñadores siguen a rajatabla (sólo presenta dos colecciones al año y fuera del circuito habitual), Alaïa es una rara avis en el mundo de la moda.  No es de extrañar que su perfume se haya hecho esperar y que haya creado un aroma realmente único y sin parecidos a ningún otro en el mercado.


Alaïa Paris es diferente, como el creador tunecino, que refleja perfectamente su personalidad y la de los que se sienten identificados con su forma de entender la moda.



Fue hace unas semanas cuando asistí a la exclusiva presentación del perfume en un discreto y elegante espacio en el centro de Madrid. Allí  fuimos recibidas tal y como Azzedine recibe a sus amigos e invitados en su casa parisina de Le Marais (por cierto, una de las mesas más solicitadas de París).


Previamente a conocer el perfume, dimos un paseo en el tiempo a través de su trayectoria en el apasionante mundo de la moda. Recordamos  los años que la modelo Naomi Campbell vivió en casa del diseñador y cómo muchas de las tops de los 90 desfilaban para él a cambio de sus creaciones (algo que no me extraña ya que, por poner un solo ejemplo, su archiconocido tejido stretch se adapta como un guante realzando al máximo la figura).



También recordamos su paso por los talleres de Christian Dior, Guy Laroche o Thierry Mugler hasta que, en 1980 presentó su primera colección.

Pudimos ver cómo, entre sus señas de identidad, destaca el troquelado con el que habitualmente presenta algunos sus bolsos y zapatos, que también ha inspirado el frasco de su perfume, en color negro y coronado con un tapón dorado que recrea la forma de una bobina de hilo.


La encargada de crear este aroma, que sólo recibió un par de aportaciones por parte del diseñador, ha sido la perfumista Marie de Salamagne. Para Alaïa este aroma tenía que incluir pimienta rosa y evocar los cubos de agua fría con los que su abuela refrescaba las paredes blancas de su casa en Túnez (exactamente el olor del agua fría sobre el cal ardiente).


Su fragancia aporta  en sus notas de salida un toque fresco de aire de montaña y pimienta rosa que nos adentra en un corazón ligeramente floral de rosa, fresia y peonía. El carácter final, especial, con personalidad y misterioso lo añade el almizcle blanco con notas de cuero y violeta.




No he querido dejar de enseñaros los detalles de esta velada maravillosa en la que los anfitriones recrearon al más puro estilo Alaïa una maravillosa cena como las que él suele organizar con sus amigos, en su casa, y rodeados de buen gusto en un ambiente acogedor y más que especial.





Sin duda es una aroma cargado de misterio, con un halo femenino inigualable y muy especial y diferente. PVPR desde 57€.

5 comentarios :

  1. Tiene buena pinta y un frasquito precioso. Estás muy guapa en las fotografías y por lo que veo os han tratado estupendamente.

    ResponderEliminar
  2. Qué guapa estás,muy de acorde con el perfume🌹❤️

    ResponderEliminar
  3. Me gusta muchísimo esta fragancia, es diferente, es única. Besos.

    ResponderEliminar
  4. Tiene buena pinta pero tendría que probarlo
    un beso!
    El tocador de Mia.

    ResponderEliminar
  5. Tendré que ir a probarlo que me has tentado,jeje. bsts

    ResponderEliminar

Design: WS