Vive unas vacaciones de ensueño en el hotel Le Touessrok de Isla Mauricio

Para los que todavía no hayáis planeado vuestras vacaciones, o simplemente para soñar durante unos minutos, hoy os mostraré uno de los mejores resorts de lujo del mundo: Le Touessrok, situado en Isla Mauricio, uno de los paraísos del Índico. Hay que destacar, antes de nada, su reciente galardón concedido por The Leading Hotels of the World (prestigiosa organización, que representa a más de 450 de los mejores hoteles, resorts y spas del mundo, siendo la mayor marca internacional de hoteles de lujo) en los Premios del Compromiso por la Calidad para los Hoteles de África y Oriente Medio. Además, ha sido distinguido como Mejor Hotel/Resort de Playa, premio que concede la revista de turismo de lujo Ultratravel, del Daily Telegraph. Pero, como supongo que lo importante es conocer el hotel, a continuación os cuento algunos detalles sobre él.

Está situado en una franja de costa de arena blanca, que mira a la bahía de Trou d’Eau Douce. De la laguna, emergen dos bellas islas, en una de las cuales, Ile aux Cerfs, se encuentra un espectacular campo de golf de 18 hoyos diseñado por Bernhard Langer. Perfecto para unas vacaciones de ensueño, este hotel posee todas las facilidades para la realización de todo tipo de deportes (ski acuático, snorkeling, kayaks, volley-playa, ping-pong, billar, tenis, golf, bolos, equitación, centro de fitness…), cinco restaurantes, un espacio dedicado para los más pequeños de la casa: el Kids Club de Le Touessrok (basado en las aventuras de Robin Hood), el fabulosos Givenchy Spa o la disponibilidad de un servicio de mayordomos personales
.



Desde el momento en el que se llega a la entrada del resort, un gigantesco árbol Banyan da la bienvenida con sus ramas llenas de casas para pájaros iluminadas, mientras un camino atraviesa un estanque lleno de carpas, todo bajo los dictados del feng shui, así el visitante empieza a sentir la magia...


Las paredes de estuco blanco se funden con los muebles de madera y los detalles de colores brillantes. Destaca un puente de madera sirve de conexión con la isla Frangipani, en la que se encuentra el Givenchy Spa y el centro de fitness.



Sus 132 suites y las 68 habitaciones del hotel miran directamente a la bahía. Las primeras están elevadas del suelo y tienen paredes de color blanco roto, mezcladas con suelos de porcelana, ropa de cama de algodón egipcio, baños con impresionantes bañeras de mármol blanco y forma oval, luces de fibra óptica, reproductores de DVD/CD, pantallas planas de televisión, contrastes de maderas africanas y detalles decorativos con reminiscencias de los diseños tradicionales de la zona.




Aquí, la calidad del servicio es tan esencial que se siguen los estándares más exigentes del mundo. Los huéspedes disfrutan de regalos de bienvenida, menús personalizados en el Thee Nine Eight, el restaurante de cocina mediterránea, en su noche de llegada y de partida. Fruta, agua y pastas estarán disponibles cada noche en la habitación, así como el servicio de planchado, albornoces de Côte de Cheval, lujosos amenities en los baños, fragancias a medida para la habitación e incluso una lujosa pashmina para usar durante la estancia. Los huéspedes disfrutarán también del servicio de un mayordomo que revisará regularmente que todos sus deseos sean cumplidos, estando disponible las 24 horas.


Otro de sus grandes atractivos es sin duda el Spa Givenchy. Piedra natural, detalles de porcelana, materiales de colores suaves y neutros y sus techos de caña y paja, entre bocetos de los famosos diseños de Givenchy, hacen de este un lugar perfecto para relajar cuerpo y mente en el que podrás deleitarte con los tratamientos más exclusivos de la firma. Destaca que todas las estancias del Spa giran entorno a un jardín exterior, y desde el hall, largo y lleno de luz natural, se distribuyen distintas habitaciones de forma hexagonal donde se realizan los tratamientos. En la decoración no faltan toques del azul distintivo de Givenchy. ¿No os parece un sueño?



3 comentarios :

  1. Yo ya me estoy viendo...pamela y apple martini en la mano.
    Qué se rian las de Sexo en Nueva York de la maleta que me llevaría, ahora sólo me falta encontrar una amiga como Samantha...:)

    ResponderEliminar
  2. Ahora mismo me iba yo, corriendo que esta semana estoy a mil. P cierto el martes publique nuestra maravillosa manicura de OPI jejeje. Bsos

    ResponderEliminar
  3. Madre mía! qué maravilla! Y el spa de Givenchy, lo feliz que sería yo ahí y no trabajando!! en fin, gracias por este momento de evasión virtual :-) un besote!

    ResponderEliminar

Design: WS