Onagrine nos conquista con su poderoso ingrediente: el aceite de onagra

Después de cuatro años de ausencia desde su nacimiento en 1981, la firma Onagrine vuelve con su filosofía de marca al combinar en sus formulaciones ciencia y naturaleza en productos efectivos y con precios accesibles (entre 12 y 35 €)

Como su propio nombre indica, su ingrediente estrella es el aceite de onagra, procedente de la onagra, una planta herbácea originaria de las zonas desérticas de América del Norte, utilizada por los antiguos indios americanos por sus virtudes antiinflamatorias. Además en sus productos se incluyen otras plantas de tierras con condiciones extremas. Todas ellas han desarrollado sistemas naturales de defensa biológica que permiten su adaptación y protección, lo que les permite resistir a las difíciles condiciones medioambientales en las que habitan. Estas son el aceite de inca inchi, el nopal, el myrothamnus flabellifolia, el commiphora mukul, la raíz de maca, el helecho arborescente, el amaranto y la rosa de Jericó.

Las fabulosas virtudes de la onagra son capaces de restaurar la barrera cutánea, de hidratar la piel, activar la regeneración del colágeno joven de la dermis y aportar a la piel los lípidos esenciales. Además, gracias al poderoso complejo antiedad patentado por Onagrine: el Onaphyline®, en el que se basan los tratamientos regeneradores de Onagrine, las arrugas se rellenan. ¡Ideal para las pieles maduras! Está elaborado al 100% con extractos de plantas de las tierras con condiciones extremas y su función es restaurar la barrera cutánea, regenerar los tejidos al redinamizar la comunicación celular; generar más colágeno y elastina; y rellenar las arrugas.

Crema Anti Arrugas de Día à l’Onaphyline®: su textura untosa, nutriente y de fácil absorción, reafirma la piel y rellena las arrugas al mismo tiempo que garantiza una hidratación óptima. Su fórmula está reforzada con amaranto, que protege la piel contra los radicales libres, restaura la barrera hidrolipídicade la piel y contribuye a la regeneración celular; y matrikines, que mejora la elasticidad y la tonicidad. PVPR: 31 €.


Todas sus fórmulas están testadas bajo control dermatológico, están elaboradas sin parabenos, fenoxietanol, ingredientes de origen animal, colorantes, ni siliconas, no están testados en animales y las plantas de las tierras extremas utilizadas provienen de programas de desarrollo sostenible.

Yo he podio probar dos de sus productos: la hidratante Extrême Ona-Hydratant y el sérum Extrême Jeunesse, este es el que más me ha gustado de los dos porque ilumina bastante la piel y su textura es muy agradable y aterciopelada. Además ¡rejuvenece el metabolismo celular unos diez años! Esta formulado a base de aceite y ceramidas de onagra, mirto (que favorece la síntesis de sirtuinas, proteínas universales de la longevidad celular), raíz de maca y artemia. PVPR: 32 €.


Por su parte la textura fresca y fluida de Extrême Ona-Hydratant está adaptada a todo tipo de pieles. Es perfecta para conseguir una hidratación óptima al estimular las acuaporinas, canales de transporte del agua a través de la piel, para rehidratarla de forma duradera. En su fómula incluye aceite de onagra bio, antiinflamatorio, regenerador, calmante, y restaurador de la barrera cutánea; ceramidas de onagra; aceite de inca inchi; granada y nopal, fuente de vitaminas A, B2, B3 y PP revitalizantes que estimulan la renovación celular. PVPR: 19,20€.


No hay comentarios

Publicar un comentario en la entrada

Design: WS